26 febrero, 2024

Casi como historia de Disney…Mako, la princesa japonesa que abandona la realeza para casarse con un plebeyo

La princesa Mako junto a su prometido, Kei Komuro - Sputnik Mundo, 1920, 29.09.2021

© AP Photo

Mako de Akishino, y su novio, el abogado Kei Komuro, anunciaron su compromiso en 2017. Varios años después, están listos para contraer matrimonio. Pero, ¿qué le espera a esta pareja poco ortodoxa y por qué Mako optó por renunciar al pago del Gobierno de más de 1,3 millones de dólares?Mako y Kei se conocieron en 2012, cuando ambos estudiaban en la Universidad Cristiana Internacional de Tokio. Si bien al principio su boda estaba prevista para noviembre de 2018, tuvieron que posponerla.

Según la versión oficial, simplemente no estaban preparados para pasar por el altar, pero lo más probable es que aquella decisión se debió a una disputa legal entre la madre de Komuro y su exesposo en la que este le reclamó una deuda de 4 millones de yenes (casi 36.000 dólares).Se espera que la boda civil de la pareja tenga lugar a finales de 2021.

Dado que la Ley de la Casa Imperial prohíbe a las mujeres de la familia real casarse con plebeyos, Mako tendrá que renunciar a sus títulos nobiliarios y a su lugar en la línea de sucesión. La pareja tiene previsto mudarse a Nueva York, donde vive y trabaja Komuro.

El prometido de la princesa Meko, Kei Komuro, en el aeropuerto tokiota de Narita - Sputnik Mundo, 1920, 29.09.2021

El prometido de la princesa Meko, Kei Komuro, en el aeropuerto tokiota de Narita© AP Photo / Eugene Hoshiko

La decisión de Mako de abandonar la realeza generó controversia en Japón, y es que amenaza al futuro de la familia real. De los 18 miembros de la realeza, 13 son mujeres y seis de ellas todavía no están casadas, mientras que el trono pasa solo a los herederos varones. Además, solo tres de los cinco hombres cumplen con los requisitos para poder llegar a ocupar el lugar del emperador. Hasta la fecha, es el hermano menor del emperador, el príncipe Akishino, el primero en la línea al trono. Le sigue el joven príncipe Hisahito, de 14 años. Ante una oleada de críticas, la princesa Mako optó por renunciar al tradicional pago económico de unos 1,3 millones de dólares que otorga el Estado a las mujeres de la familia imperial que dejan de formar parte de la misma para contraer matrimonio y tener los fondos para empezar una vida nueva.Mako será la tercera princesa que abandona sus funciones reales para poder casarse con alguien que no pertenece a la realeza. En 1960 la tía abuela de la princesa, Takako, se casó con el analista Hisanaga Shimazu y hasta comenzó a trabajar en una tienda de lujo del hotel Prince, en Tokio.

Una conferencia de prensa celebrada después de la boda de Takako y Hisanaga Shimazu - Sputnik Mundo, 1920, 29.09.2021

Una conferencia de prensa celebrada después de la boda de Takako y Hisanaga Shimazu© AP PhotoY en 2005, su tía Sayako renunció a todos sus títulos reales para casarse con un funcionario del Gobierno llamado Yoshiki Kuroda

Share via
Copy link